Desarrollo socioemocional

Cómo enviar a tu hijo lejos de casa

Sabemos que no lo estás echando, pero irse de casa es una parte natural del crecimiento, ¿verdad? ¿Cómo se supone que un padre debe planificar la transición? Y lo más importante, ¿necesitarás monitorear su teléfono? Se fue: ¿Y ahora qué? ¿Cómo vas a saber de la vida de tu hijo ahora que no vive en tu casa? (O tal vez aún vive en tu casa, pero quiere más independencia de todos modos). ¿Cuánto quieres saber?

They’re off: Now what? How will you know about your child’s life now that they don’t live in your house? (Or maybe they do still live in your house, but they want more independence anyway.) How much do you want to know?

Algunas cosas para tener en cuenta:

1

Todavía puedes involucrarte (un poco) en el bienestar académico de tu estudiante universitario. Si tienes un estudiante universitario, es posible que siga necesitando apoyo académico, especialmente en el primer año. Es el trabajo de tu hijo buscar ese apoyo ahora, pero puede que necesite un pequeño empujón para encontrarlo. Puedes indicarle dónde puede obtener ayuda. (Si tu hijo tiene una discapacidad, hay adaptaciones disponibles para él por ley). Antes de que se vaya a la universidad, habla con él sobre cómo elegirá sus cursos y cómo saber si necesita ayuda adicional, por ejemplo, si tiene dificultades para completar las tareas a tiempo o si se encuentra con que obtiene repetidamente bajas calificaciones en trabajos y exámenes. (Muchos estudiantes universitarios bajan sus notas en comparación a la secundaria, especialmente en el primer año. Pero es algo que hay que vigilar, sobre todo si ocurre de forma constante).

2

Planifica con antelación la independencia económica de tu hijo. Si sigues manteniendo a tu hijo económicamente de alguna manera, incluyendo cosas como mantenerlo en tu seguro de salud o en el plan de teléfono familiar, hable con él con anticipación sobre cómo hará la transición para mantenerse solo. Independientemente de las circunstancias y las elecciones de tu familia, la comunicación abierta con tu hijo adulto sobre cualquier cambio en su situación actual le ayudará a planificar y realizar estas transiciones sin problemas.

3

Si sigue viviendo en tu casa, quizá debería empezar a pagar el alquiler. Sabemos que esto es controversial. No le parecerá bien a todas las familias y, por supuesto, cada uno decide. Vivir en casa puede ser una buena manera de que los jóvenes ahorren dinero mientras empiezan a abrirse camino en el mundo. (Además, puede que te ayuden cuidando a sus hermanos pequeños u otros miembros de la familia). Pero pagar el alquiler también es una parte importante del crecimiento. Si puedes, considera la posibilidad de cobrar un alquiler razonable que tu hijo pueda pagar en función de sus ingresos y destinar los pagos directamente a una cuenta de ahorros para él. Cuando esté listos para mudarse, tendrá un pequeño colchón que habrá salido de su propio bolsillo.

4

Monitorea su teléfono. Es broma. Totalmente broma. Los límites personales son importantes. Pero si te resulta difícil obtener cualquier tipo de información sobre la vida de tu hijo, considera la posibilidad de establecer una llamada familiar regular por Zoom (si viven lejos), o una actividad familiar al mes de algo que disfruten haciendo juntos (si viven cerca). A veces, el simple hecho de tener algo en el calendario puede ayudar a mantener esas relaciones familiares y una mejor comunicación con tu hijo.