Edades 19-24

Adultos jóvenes

¿Y este silencio?

Tu bebé está listo para volar del nido, con todos los retos y oportunidades que le esperan, ya sea que se dirija a una universidad de dos o cuatro años o continúe al trabajo. Puede que esté fuera de casa, pero sigue necesitando tu guía y tu amor. No estamos llorando, tú estás llorando. (Bueno, todos estamos llorando).

Esto es lo que realmente sucede

Como padres, puede ser difícil saber hasta qué punto involucrarse y meterse en la vida de nuestros hijos cuando están en vía de convertirse en verdaderos adultos. Uno quiere ayudarlos, pero a la vez es bueno que intenten las cosas solos, y hasta dejar que fracasen de vez en cuando. ¿Qué tanto debes guiar a tu hijo en tomar decisiones? ¿Qué tanto debes dejar que se esfuerce o se equivoque? No tenemos las respuestas (estamos tratando de averiguarlas con nuestros propios hijos), pero tenemos algunas ideas sobre cómo ayudar a tu hijo (que ahora es más alto que tú) a afrontar las exigencias académicas, sociales, emocionales y económicas de su nueva vida de adulto.

En qué enfocarse

Cómo ayudar a tu adulto jóven

3 formas de apoyar el desarrollo de tu hijo en casa (y en el mundo)

1

Asegúrate de que sepa lo que necesita para obtener su diploma o certificación. Esos requisitos de graduación y certificación son importantes, porque si pierden un curso o no ganan suficientes horas en el trabajo, podrían tener que gastar tiempo (y dinero) para compensarlo. Es la responsabilidad de tu hijo estar al tanto de lo que tiene que hacer, pero tú conoces mejor a tu hijo: Si crees que necesita un recordatorio para estar al día, dale ese (suave) empujón.

2

Ayúdalo a adquirir conocimientos financieros. Cuando tu hijo adulto empiece a trabajar y a ganar dinero, tendrá que aprender a gestionar sus ingresos para poder cubrir sus gastos (e incluso ahorrar para el futuro). Incluso si todavía está estudiando, necesitará saber cómo gestionar sus gastos para no gastar más de lo que puede permitirse. Muchos de nosotros, adultos, nunca aprendimos conocimientos financieros cuando éramos adolescentes (y, por desgracia, no es algo que enseñan en secundaria). Así que si necesitas apoyo para ayudar a tu hijo a desarrollar estas habilidades, consulta algunos de los recursos que recomendamos.

3

Enséñale algunas tradiciones familiares. ¿Tienes una receta familiar favorita? ¿Una historia familiar importante para ti? ¿Un lugar especial que te guste visitar? Cuando tu hijo adulto se vaya de casa, estas son las cosas más importantes que se llevará en su corazón. Ahora es el momento de compartir esos ingredientes secretos para que pueda prepararse la receta familiar cuando la necesite.

En el calendario

Aprender a manejar

Puede que tu hijo ya haya aprendido a conducir en secundaria, pero si aún no lo ha hecho, es una buena habilidad que debe aprender ahora. Es verdad que si tiene acceso al transporte público no necesita conducir mucho, y eso es estupendo para el medio ambiente. Pero tener la licencia de conducir puede ser útil incluso para solicitar ciertos tipos de trabajo, y le permitirá estar menos limitado a la hora de buscar trabajo y vivienda en el futuro.

Lo que sigue en el camino escolar de tu hijo

Terminaste.

Eso es todo. En serio. Ahora puedes relajarte. (¿o tal vez no?) Pero, si te apetece volver a empezar desde el principio, puedes empezar a pensar en nietos (quizás).