Habilidades para la vida

La vida después de la educación

Sí, todavía falta. Pero, ¿qué sigue? Es muy importante que los estudiantes piensen en lo que viene después de completar su educación, porque el mundo real llegará antes de que se den cuenta.

Aunque parezca que acaba de empezar la secundaria (y el kínder), es importante ayudar a tu hijo desde ya a pensar más allá de su educación por dos razones: 1) El final de sus estudios se acerca; y 2) Tener objetivos para después de la graduación puede ayudarlo a mantenerse motivado cuando las cosas se ponen difíciles. Un plan para el futuro puede ayudarlo a mantener el rumbo.

Estas son algunas conversaciones que puedes empezar a tener desde ya durante la cena o compartiendo el café:

1

¿Qué es lo que tu hijo se ve haciendo después de obtener su título o certificación? Algunos chicos ya saben lo que quieren hacer desde secundaria. Otros quizá no lo sepan todavía, y está bien, pero queremos que piensen en ello. ¿Conoces a alguien que trabaje en un campo que le interese a tu hijo? ¿Puedes hablar con esa persona? ¿O visitarla en su trabajo? No tiene por qué ser alguien de su familia: Puede ser el bibliotecario local, el veterinario o su profesor de secundaria favorito. La universidad de tu hijo también tendrá una oficina de servicios profesionales que ofrecerá grandes oportunidades de trabajo y de prácticas, preparación para entrevistas, conexiones con exalumnos y mucho más. También pueden ayudar a los estudiantes a averiguar qué carreras encajan con sus intereses.

2

¿Cómo utiliza sus veranos? ¿Existen oportunidades remuneradas para trabajar en un campo que le proporcione experiencia para alcanzar sus objetivos profesionales? Un estudiante interesado en la enseñanza podría considerar la posibilidad de trabajar en un campamento de verano. Uno que quiera dedicarse a la sanidad podría buscar oportunidades para atender los teléfonos en la consulta de un médico. Si este tipo de trabajos no están disponibles, busca oportunidades de becas que puedan ayudar a cubrir el costo de prácticas poco remuneradas o no remuneradas. También es posible que la universidad de tu hijo disponga de fondos para las prácticas de verano, especialmente si ya recibe ayuda financiera. Y el verano también puede ser un buen momento para tomar cursos con créditos si tu hijo está interesado en ahorrar tiempo y graduarse antes (y consulta estos consejos sobre https://www.forbes.com/advisor...).

3

Si tu hijo está matriculado en un colegio comunitario o en un programa de estudios de asociado, ¿quiere trasladarse a una institución de cuatro años? Si no es así, tiene aún menos tiempo para empezar a pensar en lo que viene después, por lo que la planificación de su primer trabajo después de la universidad es muy importante. (Salta a leer el siguiente punto). Pero, si quiere trasladarse a una institución de cuatro años, ¿qué pasos debe dar para conseguirlo y cuándo? Debería poder transferir sus créditos actuales para no empezar de cero en un programa de cuatro años. Pero es importante asegurarse de que todos esos créditos son transferibles de antemano, para que el estudiante no acabe teniendo que repetir cursos, lo que supone un costo adicional y un mayor riesgo de que abandone sus estudios.

4

¿Cómo encontrará su primer trabajo de verdad? Una vez que haya terminado su educación o formación, ¿dónde hay oportunidades para entrar en la profesión que ha elegido? ¿Las personas que trabajan en su campo utilizan determinados sitios web de búsqueda de empleo u otras fuentes para establecer contactos? ¿Qué necesitan para conseguir esos trabajos? Si aún no lo ha hecho, tu hijo debería ponerse en contacto con profesionales que ya estén trabajando en el campo de su elección. Hacer "reuniones informativas", en las que no se espera una entrevista de trabajo formal, con profesionales de su campo de interés puede ser realmente útil: tu hijo aprenderá más sobre los tipos de trabajos que podría considerar, y establecerá una relación con un profesional que podría ayudarlo a abrirle el paso.

5

¿Sabe cómo escribir un currículum y prepararse para una entrevista de trabajo? No hace falta que seas tú quien enseñe a tu hijo a escribir su primer currículum vitae. Un buen punto de partida es dirigirlo a la oficina de empleo de la universidad. También pueden encontrar plantillas gratuitas de currículos (y algunos consejos útiles) en Internet. Para la mayoría de los estudiantes, su primer currículum debería destacar la experiencia laboral que ya tienen, sus calificaciones académicas y las habilidades que han adquirido y que serán útiles en el campo que han elegido. ¿Sabe tu hijo teclear con rapidez? ¿Usa programas informáticos como Microsoft Word o Excel? ¿Habla otro idioma además del inglés? Todas esas son habilidades útiles que deben figurar en su primer currículum.