Comunicación con la escuela / Educación especial / Edades 2-18

5 preguntas para consultar sobre el IEP de tu hijo

Un programa de educación individualizado (IEP, por sus siglas en inglés) establece exactamente cómo la escuela apoyará las destrezas y desafíos únicos de tu hijo, para que pueda prosperar en la escuela.

El IEP es legalmente vinculante, lo que significa que la escuela está obligada a proporcionar los tipos de apoyo que se identifican en el documento.

Como padre de familia, tienes derecho a saber exactamente qué dice el IEP, cómo va a ayudar la escuela a tu hijo a crecer y aprender, y cómo está progresando tu hijo. Pero los IEP pueden ser confusos, y puede resultar abrumador entender lo que dicen y lo que significa para la experiencia escolar de tu hijo.

Para empezar, te damos cinco preguntas que debes consultar con la escuela si tu hijo recibe servicios a través de un IEP.

1

¿Cómo le está yendo a mi hijo en la escuela actualmente?

Los maestros de tu hijo deberían poder decirte específicamente en qué le va bien a tu hijo y en qué aspectos necesita apoyo. Los detalles específicos dependerán de cada niño, pero pide que te den detalles y ejemplos concretos porque esto definirá el tipo de apoyo que recibirá tu hijo. Por ejemplo, si la escuela te dice que tu hijo lee dos años por debajo de su nivel, querrás saber si tiene dificultades para descifrar las palabras, concentrarse en la tarea, ver las palabras en la página o es otra cosa. Hay muchas razones y obstáculos que pueden dar lugar a un nivel de lectura por debajo del nivel de grado, pero cada una de estas razones requiere de un plan de apoyo diferente.

2

¿Cómo cambiará el día de mi hijo como resultado de su IEP?

Los IEP deben suponer una diferencia tangible en la experiencia escolar diaria de tu hijo. Los administradores de la escuela deberían poder decirte, por ejemplo: "Tendrá un profesor de educación especial en la clase de lectura que le ayudará a acceder al texto para que pueda participar en la discusión de la clase".

3

¿Cómo medirán el progreso de mi hijo?

Los objetivos del IEP de tu hijo deben ser lo suficientemente específicos como para incluir las habilidades que desarrollará a lo largo del tiempo, así como los pasos a seguir que tomarán los maestros para lograr estos objetivos. Por ejemplo, si el objetivo es ser capaz de multiplicar números enteros, los apoyos podrían incluir el uso de organizadores gráficos o manipulativos para desglosar el proceso de multiplicación. Considera preguntar qué puedes hacer para ayudar a tu hijo en casa y trabajar en coordinación con la escuela.

4

¿Cómo evaluará la escuela el progreso de aprendizaje de mi hijo?

Asegúrate de que entiendas qué evaluaciones utilizarán los maestros de tu hijo para medir su aprendizaje, con qué frecuencia se mide el progreso y qué harán para solucionar los retos que se produzcan en el camino. El progreso puede medirse mediante pruebas periódicas de referencia (como las Medidas de Progreso Académico (MAP), la Red de Logros (ANet) u otras evaluaciones similares), observaciones y resultados de trabajo, o calificaciones. Si se utilizan las calificaciones como medida de progreso, también querrás saber cómo se llevan a cabo: ¿Cómo se asignan las calificaciones? ¿Qué componentes se incluyen en una determinada calificación? ¿Se basan en los estándares de grado de tu hijo?

5

¿Cómo mejorará la experiencia escolar de mi hijo por su IEP?

Los estudiantes que tienen dificultades en la escuela a menudo sienten que estos desafíos son su propia culpa: Puede que interioricen una imagen negativa de sí mismos o que les cueste conectar con sus compañeros (aunque no siempre es el caso). Pero un IEP no debe abordar los aspectos académicos y el comportamiento por separado. Pregunta por la opinión de los maestros sobre el impacto que podrá tener la discapacidad de tu hijo en su bienestar general, y cómo van a apoyar las necesidades de tu hijo en todas las áreas para que pueda progresar.