Lectura / Educación especial / Edades 11-18

¿Y si mi niño grande sigue teniendo dificultades al leer?

Cómo sabes si tu hijo necesita ayuda adicional para leer y qué puedes hacer al respecto.

En los primeros años de la escuela primaria, se hace énfasis en enseñar a los niños a leer. Sin embargo, a medida que crecen, se espera que lean con fluidez en diferentes asignaturas, y la ventana para aprender a leer empieza a cerrarse. ¿Cómo puedes saber si tu hijo necesita ayuda adicional para leer y qué puede hacer al respecto?

Hay muchas razones por las que los primeros años de primaria son importantes para aprender a leer. A partir de tercer grado, la mayoría de las escuelas paran de enfocarse en enseñar a los niños a leer y esperan que los estudiantes lean con fluidez por sí mismos para aprender todo tipo de material. Y no solo tendrán que leer en la clase de inglés: También leerán en matemáticas, ciencias y estudios sociales.

Esto significa que, al entrar en los últimos años de la escuela primaria y en la escuela media, será cada vez más difícil seguir el ritmo de la clase si el estudiante tiene dificultades para leer.

Desafortunadamente, nuestras escuelas no siempre están preparadas para garantizar que todos los niños aprendan a leer bien. A veces, los problemas de aprendizaje (como la dislexia y otros) pueden pasar desapercibidos o diagnosticados más tarde en la escuela, cuando el niño ya lleva un tiempo con dificultades. Y otros niños simplemente no reciben el tipo de enseñanza de lectura que necesitan. Aunque algunos niños aprenden a leer por sí solos, la mayoría necesita una enseñanza explícita de la fonética. Esto significa que hay que enseñarles a dividir las palabras en grupos de sonidos y a unirlos para leer. No todos los salones de clase ofrecen este tipo de enseñanza.

Todo esto conlleva cuestiones importantes para padres de familia y cuidadores. En primer lugar, ¿cómo sabes si tu hijo necesita ayuda adicional para leer? Y, en segundo lugar, ¿cómo puedes conseguir el apoyo que necesita tu hijo?

Estas son algunas señales de que tu niño grande podría necesitar ayuda adicional con la lectura:

  • Adivina las palabras. Cuando están aprendiendo a leer, es normal que adivinen (y si está aprendiendo a leer pronunciando las letras para formar palabras, es estupendo). Pero si tu hijo está en tercer grado y sigue adivinando o tratando de usar las imágenes como pistas para descifrar las palabras, puede ser una señal de que no está leyendo con fluidez.

  • No está interesado en leer. No a todos los niños les gusta leer por diversión. Pero si tu hijo se resiste a leer, puede ser una señal de que le cuesta mucho. Habla con él sobre cómo se siente cuando lee. ¿Le resulta estresante? ¿Siente que entiendo lo que pasa en los cuentos? Pídele que lea en voz alta un libro apropiado para su edad, como algo que esté leyendo en clase o que hayas sacado de la biblioteca.

  • Trae a casa notas bajas constantemente. Hay muchas razones por las que tu hijo puede sacar una mala nota aquí o allá. Pero si su rendimiento es constantemente bajo en sus clases, podría ser una señal de que está teniendo dificultades para mantener el ritmo académico, y las dificultades de lectura podrían ser la causa. (También podría significar que está teniendo dificultades con alguna otra cosa relacionada con sus estudios).

  • Sus resultados en las pruebas estandarizadas de lectura son bajos. Los resultados de sus pruebas no lo dicen todo, pero vale la pena prestarles atención. Consulta con su maestro para saber si sus puntuaciones son consistentes con el resto de su rendimiento académico, y si podría ser una señal de que le cuesta leer.

¿Qué puedes hacer si te preocupa el nivel de lectura de tu hijo?

1

No entres en pánico.

Muchas personas tienen problemas de aprendizaje. De hecho, la dislexia (solo una de las muchas diferencias de aprendizaje que pueden dificultar la lectura) es increíblemente común. Algunos expertos estiman que hasta el 20 por ciento de la población presenta signos de dislexia. No hay nada de malo con que tu hijo no pueda leer con fluidez: Solo necesita apoyo adicional que le ayude a prosperar como lector.

2

Habla con la escuela tan pronto como puedas.

En la escuela primaria o media, el maestro de Inglés de tu hijo es la primera persona con la que querrás consultar si te preocupa su nivel de lectura. Si tu hijo ya está en secundaria, su profesor de Inglés o el profesor encargado de su aula son un buen punto de contacto. También puedes consultar con su consejero. Probablemente, en su escuela haya al menos un especialista en lectoescritura que te pueda ayudar a entender lo que está pasando. En el caso de los niños más mayores, estas conversaciones deben tratarse con cuidado: Puede que se sientan cohibidos y no quieran que sus compañeros sepan que los adultos se están involucrando. Pero esto no es una razón para evitar estas conversaciones difíciles. Cuando te dirijas a la escuela, no seas tímido con tus preocupaciones. Si tu hijo necesita ayuda para aprender a leer con fluidez, ahora es el momento de conseguirla.

3

Pide una evaluación.

Es importante que tu hijo sea evaluado para detectar un problema de aprendizaje en esta etapa, si no lo ha hecho aún. Un diagnóstico formal, si es que lo hay, es el primer paso para conseguir adaptaciones que ayuden a asegurar que tu hijo sea capaz de prosperar en la escuela. (Esto seguirá siendo así en la universidad.) Por ejemplo, tu hijo podría necesitar tiempo extra en sus tareas o en los exámenes estandarizados. Puede que necesite la tutoría de un especialista en lectoescritura. Estos son algunos de los pasos formales que deberás seguir para solicitar una evaluación.

4

Habla con un Navegador.

Por último, si te preocupa cómo lee tu hijo, o cualquier otra cosa relacionada con su aprendizaje, siempre puedes ponerte en contacto con nosotros para recibir apoyo. Nuestros navegadores están aquí para hacer precisamente eso: ayudarte a navegar los desafíos de la escuela.