Aprendizaje de verano / Edades 2-13

Guía de verano para familias ocupadas

Vacaciones de verano: esa época del año que los niños añoran y los padres de familia y cuidadores temen, porque, bueno, no hay escuela. Te podemos ayudar. Desde cómo evitar la pérdida de aprendizaje en verano hasta cómo encontrar un campamento asequible, esto es lo que sabemos.

Oh, verano! Nos trae a la mente días largos y perezosos y niños corriendo por las mangueras de agua o nadando en la piscina del vecindario. Ya sea que a tu hijo le encanten las actividades al aire libre como si prefiere leer con aire acondicionado, las vacaciones de verano son un momento especial.

También es especialmente estresante para los padres de familia, ya que de repente hay que buscar un nuevo servicio de guardería para cubrir las horas de trabajo, porque sabemos que las "vacaciones de verano" no suelen ser cosa de adultos.

Probablemente te preguntes cómo hacer para que tu hijo se mantenga seguro, ocupado y alejado de ti durante estas largas semanas sin escuela. También puedes estar pensando en cómo hacer para que sigan aprendiendo o no se les olvide lo que han aprendido.

Esto es lo que debes saber para planificar el verano:

  • La pérdida de aprendizaje en verano es real. Muchos estudiantes pierden alrededor de dos meses de aprendizaje en lectura y matemáticas durante el verano, y pueden tardar unas seis semanas en ponerse al día al inicio del siguiente curso escolar. De hecho, la pérdida de aprendizaje durante el verano es la causa de dos tercios de la brecha de lectura entre los estudiantes de noveno grado con mayores y menores ingresos.
  • Un poco de aprendizaje es todo lo que se necesita. Sin embargo, no hace falta mucho aprendizaje para evitar el deslizamiento de aprendizaje de verano. Y el "aprendizaje" no tiene por qué ser una tarea, ni ser costoso, ni siquiera requiere mucho tiempo. Un par de horas a la semana de cualquier actividad cerebral, como leer un libro, puede ser suficiente para evitar la pérdida de aprendizaje. Un buen objetivo de aprendizaje en verano es leer cinco libros. Los cinco que quieras. Y no te olvides de incluir las matemáticas en tu aprendizaje de verano: aquí tienes algunas aplicaciones y juegos que te recomendamos.
  • La biblioteca es tu mejor aliado. Tu biblioteca local probablemente tenga un programa de lectura de verano que ofrece libros recomendados, actividades y premios, así que asegúrate de que tu hijo se apunte en el programa. (Consejo profesional: algunas bibliotecas ofrecen incluso programas de lectura de verano para adultos, para que puedas aprender junto a tu hijo). La biblioteca también ofrece películas, audiolibros, juegos y rompecabezas, computadoras e Internet y, lo mejor de todo, aire acondicionado.
  • Las aventuras en familia no tienen porqué ser lujosas para ser inolvidables. Al principio de las vacaciones de verano, siéntense en familia y elaboren una lista de aventuras veraniegas. Pueden ser salidas (una excursión a la playa, una visita a un museo, un concierto gratuito en el parque) o cosas que puedes hacer en casa (hacer un pastel, leer un libro juntos, plantar flores). Piensa en cualquier cosa que tu familia pueda disfrutar junta y que sea diferente a la rutina habitual del año escolar. Haz que los niños lleven cuenta de la lista y procura marcar una aventura cada semana. Incluso con un tiempo libre limitado, las salidas especiales introducirán nuevas oportunidades de aprendizaje diferentes a sus rutinas habituales en casa.
“Al principio de las vacaciones de verano, siéntense en familia y elaboren una lista de aventuras veraniegas. Piensa en cualquier cosa que tu familia pueda disfrutar junta y que sea diferente a la rutina habitual del año escolar.”

Por último, y por supuesto, es probable que necesites que alguien te cuide a los niños. 

(Si tus hijos no son lo suficientemente grandes para quedarse solos en casa, claro está.) La inscripción de un campamento de verano puede parecer una competencia, y más aún si se trata de programas gratuitos o asequibles. (Y es increíble lo temprano que hay que pensar en esto. Si estamos en enero, es hora de empezar a pensar en el campamento de verano).

Esto es lo que recomendamos para encontrar actividades de verano asequibles:

  • Comparte el cuidado con los niños del vecindario. ¿Tienes amigos o vecinos con niños de la misma edad? Considera la posibilidad de unirte con ellos para compartir la responsabilidad del cuidado de los niños dividiéndose los días de la semana o las horas del día. O, mejor aún, si conoces a un adolescente responsable en el vecindario, contrátalo para que supervise a los niños por una tarifa horaria razonable. Puntos extra si tiene alguna habilidad atlética o artística que le pueda enseñar a tus hijos; a los más pequeños les encanta aprender de los mayores.

  • Ofertas municipales. Los campamentos privados tienden a llenarse rápido, pero los programas de verano gestionados por los departamentos locales de parques y actividades recreativas suelen tener más plazas, y también suelen ser más asequibles. Tu distrito escolar también puede ofrecer programas asequibles o programas de verano dirigidos a estudiantes con necesidades especiales, así que asegúrate de buscar las opciones que ofrece tu localidad.

  • Iglesias, templos y otros lugares de culto. Tanto si te consideras parte de una comunidad religiosa o no, muchas iglesias ofrecen programas de verano a precios razonables disponibles a todas las comunidades.

  • YMCA. Los campamentos de YMCA son un poco más caros, pero siguen siendo más razonables que otras opciones, y tienden a ofrecer una programación de día completo que incluye toneladas de arte, atletismo, natación y mucho más. Busca tu YMCA más cercano aquí.

  • Boys and Girls Clubs. Al igual que YMCA, estos no son programas gratuitos, pero tienden a ser más asequibles que muchos otros. Encuentra tu opción más cercana aquí.

Por último, si buscas programas en línea para entretener a los niños entre los días de escuela y campamento, aquí hay algunos que recomendamos:

  • Backyard Camp. Se trata de un boletín semanal con actividades sencillas que se adaptan a la edad de tu hijo, a sus intereses (como los deportes, las artes, etc.) y si vives en una casa o en un edificio. Es totalmente gratuito, pero hay que crear una cuenta.

  • Outschool. Se trata de cursos virtuales de todo tipo (en serio, cualquier cosa que le interese a tu hijo... hay una clase para ello). El costo varía, pero generalmente oscila entre 10 y 50 dólares.

  • Camp Kinda. Hemos dejado lo mejor para el final, por supuesto. Nuestro favorito es nuestro propio Camp Kinda, que ofrece más de 350 horas de aventuras virtuales para campistas de 3 a 13 años. Desde El mundo del código hasta El arte de la magia o Misterios de la historia, cada aventura ofrece horas de contenido semanal de actividades en línea, actividades manuales y al aire libre, sin necesidad de mucha supervisión y sobre temas que tus hijos encontrarán realmente emocionantes. También tenemos el Camp Kinda Jr., que ofrece aventuras para los campistas más pequeños menores de 6 años. Camp Kinda cuesta 25 dólares por familia, y siempre hay exenciones de pago.