Preparación escolar / Edades 2-4

Cómo preparar a tu hijo para el kínder

El primer año de escuela de un niño es muy importante. ¿Qué puedes hacer para que tu hijo tenga un buen comienzo?

Alistarse para el kínder suena fácil. ¿Mochila? Lista. ¿Útiles escolares? Listos. ¿Saber cómo pedir ir al baño? Listo. Muy bien, ¡nos vamos a la escuela!

Pero considera esto: El primer año de escuela de un niño es muy importante. El kínder puede establecer patrones y hábitos que tendrá toda la vida, y les da a los niños los conocimientos, y habilidades fundamentales que necesitarán para tener éxito en la escuela y en lo que emprenderán después. Un estudio descubrió que los estudiantes de Tennessee que aprendieron más en kínder tenían más probabilidades de ir a la universidad, ganar un salario más alto y ahorrar para su jubilación.

¿Qué puedes hacer para que tu hijo tenga un buen comienzo? Obtuvimos consejs de una serie de expertos en educación temprana. Nos han sugerido que los padres de familia se enfoquen en cinco actividades sencillas:

1

Ayúdalo a aprender las letras y sus sonidos.

Esto es más que cantar la canción del abecedario. Señala una letra y pídele que la identifique y el sonido que hace. Haz que tu hijo practique a sujetar el lápiz para escribir su nombre, pero también prueba con actividades divertidas como usar el dedo para hacer letras en sal o crema de afeitar en un plato. Cuando salgan, habla con tu hijo sobre los sonidos de las palabras. ¿Cuál es la primera letra de "perro"? ¿La última letra de "gato"?

2

Lee y habla con tu hijo. LO MÁS QUE PUEDAS.

Cada. Palabra. Cuenta. Lee con tu hijo al menos 15 minutos cada día. Mientras lee, señala las palabras de uso frecuente como "el", "la", "yo", "y" y "es", que tu hijo puede reconocer. Intenta utilizar frases completas cuando hablas con tu hijo y explora nuevas palabras. No tengas miedo de las palabras grandes como "nocturno". Los niños son curiosos y les encanta aprender palabras que otros no conocen. Anima a tu hijo a preguntar qué significa una palabra cuando no este seguro. Si te encuentras con una palabra desconocida, jueguen a buscarla juntos. (¿Buscas sugerencias de libros para lectores principiantes? Consulta las recomendaciones de Common Sense Media por rango de edad).

3

Practica contar y aprender los números.

Ayuda a tu hijo a aprender a contar hasta 20 y a identificar los números. Cuando estés con tu hijo, practica cómo nombrar los números, cómo contar y cómo comparar las cantidades de las cosas que ve. ¿Qué número es ese autobús? ¿Cuántos autos amarillos hay? ¿Qué mesa tiene más sillas? Practica contar con cosas que puede tocar, como su merienda y ponlo a tocar cada zanahoria o galleta mientras cuenta (y asegúrate de que toque cada una solo una vez).

4

Practica hacer amigos y ser amable con los demás.

Enseñarle a tu hijo a compartir juguetes, decir por favor y gracias y a esperar su turno puede facilitar la transición al kínder. Enfócate en ayudarlo a presentarse amablemente a otros niños, a responder adecuadamente cuando se les invita a participar en una actividad y a expresarse con palabras ("me siento frustrado") en lugar de con comportamientos (como pegar o actuar).

5

Ayúdalo a trabajar para no rendirse.

Una parte importante del aprendizaje es no rendirse al enfrentar un reto o un problema. Puedes ayudar a tu hijo a practicar esto antes de ir a la escuela animándolo a probar cosas nuevas (incluso cuando no quiera) y a seguir intentando cuando algo se le dificulta, en vez de frustrarse o abandonar la tarea. También es una buena idea hacer que tu hijo practique seguir instrucciones de varios pasos ("Por favor, pon tus juguetes en su sitio y luego ponte los zapatos"), algo que necesitará hacer en la escuela.

Prepararse para kínder no tiene por qué ser complicado ni estresante, pero significa algo más que comprar una mochila. 

Enfócate en las cosas sencillas. Lee y habla con tu hijo todo lo que puedas, practica escribir y contar a un nivel básico y ayúdalo a aprender a esforzarse y a llevarse bien con los demás.