Comunicación con la escuela / Edades 2-18

4 preguntas que todo padre debe hacer en las reuniones con los maestros

Las reuniones con los maestros son muy importantes, pero también son cortas.

Las reuniones con los maestros son muy importantes, pero también son cortas. En la mayoría de los casos, solo tendrás de 10 a 20 minutos para conversar con el maestro de tu hijo.

Para aprovechar el poco tiempo a tu disposición, intenta centrarte en estas cuatro preguntas:

1

¿Está mi hijo rindiendo a nivel de grado?

Pide honestidad y ejemplos concretos de trabajo que muestren el progreso de tu hijo, así como las áreas en que requiera refuerzo. Presta atención específica a frases como "con un poco de esfuerzo, lo conseguirá", que puede ser una forma amable de decir que tu hijo tiene dificultades. Al oír una frase así, pide más información: ¿Qué tan atrasado está? ¿Con qué habilidades está teniendo problemas, específicamente? ¿Cuál es el plan para volver a encarrilar a mi hijo?

2

¿En que debe enfocarse mi hijo en este momento?

Tal vez necesite trabajar en su vocabulario, lectura independiente o fracciones. O puede ser que tenga que esforzarse para llegar a clase a tiempo todos los días o entregar su tarea consistentemente. Cada estudiante es diferente. Averigua qué necesita tu hijo para avanzar al próximo paso de aprendizaje y así poder ayudarlo. No aceptes respuestas generales como "las matemáticas"; quieres que el maestro te de detalles. ¿Qué área o aspecto de las matemáticas suponen un reto para mi hijo? Esto puede ser: entender los valores de las posiciones numéricas, aprender la tabla de multiplicar, divisiones largas u algo más.

3

¿Qué puedo hacer en casa para ayudar a mi hijo?

Es difícil ayudar a tu hijo en casa si no sabes cómo. Pídele al maestro ejemplos de cosas concretas que puedes hacer para ayudar a tu hijo a practicar las habilidades que han decidido reforzar. Por ejemplo, si debe trabajar en su vocabulario, el maestro puede sugerir que practiquen utilizando tarjetas de palabras por 5 a 10 minutos antes de dormir. No tengas miedo de pedirle al maestro que te demuestre cómo ayudar a tu hijo para que sepas exactamente qué hacer.

4

¿Cómo es mi hijo en clase?

Los niños actúan de manera diferente en la escuela y en la casa. En este caso, también pide detalles: ¿Con quién habla mi hijo? ¿En qué momento se muestra más participativo? ¿Qué papel suele desempeñar en el aula de clase? Esta es una buena forma de conocer el comportamiento y las relaciones de tu hijo en la escuela y puede ser una oportunidad para hablar de las diferencias que ves entre su comportamiento en casa y en la escuela.

Más consejos para las reuniones de padres y maestros:

  • Llega preparado: Haz una lista de temas que quieres abordar, enfócate en 2 o 3 temas más importantes. 
  • Involucra a tu hijo: Considera la posibilidad de llevar a tu hijo contigo a la reunión. Así podrá ver a sus padres y maestros trabajando juntos por su bien. En cualquier caso, habla con tu hijo después de la reunión.
  • Ayuda a los maestros a entender tu vida familiar: Utiliza esta oportunidad para explicar cualquier cosa que esté ocurriendo en casa que pueda estar afectando a tu hijo en la escuela.
  • Pide que te hablen claro y sencillo: Los maestros a veces utilizan una jerga educativa difícil de entender. Pídeles que te expliquen de otra manera lo que te resulte confuso.
  • No tengas miedo de pedir otra reunión: Estas reuniones son breves y debes respetar el tiempo de los demás padres de familia. Si hay mucho de qué hablar, fija otro momento para hablar en persona o por teléfono.