Calificaciones y exámenes / Edades 8-18

Cómo afrontar la temporada de exámenes como un Navegador

Como padre de familia, no es fácil saber cómo ayudar a nuestros hijos a prepararse para la temporada de exámenes.

En abril y mayo, estudiantes de todo el país se sentarán a tomar las pruebas estatales de fin de curso, como el LEAP (en Luisiana) y el MCAS (en Massachusetts). Aunque estas pruebas brindan una oportunidad importante para que los estudiantes demuestren lo que han aprendido a lo largo del año escolar, también puede ser un momento estresante.

Como padre de familia, no es fácil saber cómo ayudar a nuestros hijos a prepararse para la temporada de exámenes. Te estarás preguntando: ¿compro más lápices para el examen? ¿Hago fichas de repaso? ¿Le dejo ver más videos para que se relaje un rato?

La buena noticia es que hay mucho que puedes hacer para preparar a tu hijo para la temporada de exámenes sin perder la cordura. Y puedes empezar desde ya, no el día antes del examen. Las siguientes estrategias te ayudaran a crear un plan personal de preparación para los exámenes que funcione para tu familia.

1 a 2 meses antes de las pruebas, enfócate en:

  • Asistencia: Los días de clase perdidos equivalen a tiempo de aprendizaje perdido, y los efectos negativos de las ausencias se acumulan. Además, muchos maestros empiezan a impartir clases específicas en las semanas previas a los exámenes, por lo que no querrás que tu estudiante esté ausente. Asegúrate de que tu hijo esté presente y sea puntual cada día, todos los días.
  • Comunicación con los maestros: No tienes que esperar a ver los informes de progreso o las calificaciones. Habla con el maestro de tu hijo con regularidad para estar al tanto y poder ayudarlo en casa. Dado que los requisitos de los exámenes estatales pueden cambiar cada año, asegúrate de saber la fecha en que se realizarán los exámenes, los temas o asignaturas que cubrirán, la duración de los exámenes y otros detalles que te ayudarán a ti y a tu hijo a saber qué esperar.
  • Hábitos saludables y buenas rutinas de estudio: En cuerpo sano, mente sana. Ayuda a tu hijo a mantener un horario de sueño regular, comer comidas saludables y bocadillos nutritivos. También son importantes las rutinas de aprendizaje en casa y las técnicas de estudio. Asegúrate de que tu hijo tiene el espacio y tiempo suficiente para hacer sus tareas cada noche, y vigila los hábitos de estudio de tus hijos mayores para ver cómo pueden mejorar.
  • Mantener la perspectiva: Los exámenes estatales a menudo se sienten como un gran problema, pero no deben desencadenar ataques de pánico. Mantente positivo y ayuda a tu hijo a mantener la perspectiva. Aprender es lo que realmente importa; los exámenes son solo una forma de observar lo que han aprendido. Dile a tu hijo que se esfuerce y haga lo mejor posible, pero evita poner demasiado énfasis en un solo examen.
“Aprender es lo que realmente importa; los exámenes son solo una forma de observar lo que han aprendido.”

1 a 2 semanas antes de las pruebas, enfócate en:

  • Dormir: Los estudiantes necesitan descansar para estar preparados para los largos días de exámenes. Asegúrate de que tu hijo se acueste y se despierte a las mismas horas todos los días, esté durmiendo por lo menos 8 horas diarias y pueda llegar a tiempo a la escuela, listo para aprender.
  • Mantener una actitud positiva: A medida que se acerca la fecha del examen, los estudiantes pueden sentirse ansiosos o nerviosos. Pregúntale a tu hijo cómo se siente y hazle saber que no tiene nada de malo sentir un poco de nervios. Dale un abrazo y recuérdale de todo el progreso que ha hecho hasta ahora. Incluso puedes ayudar a tu hijo a crear un mantra positivo para los exámenes, como "ojos claros-corazón lleno-no se puede perder".
  • Notificaciones de la escuela: Las escuelas suelen actualizar los horarios antes de las pruebas. Asegúrate de saber si tu hijo solo tiene que asistir una media jornada en el día de exámenes o si habrá alguna celebración o recompensa después de tomar el examen. Comunícate con la escuela o el maestro de tu hijo si no estás seguro.

Durante la semana de las pruebas, enfócate en:

  • ¡Dormir! Un buen descanso mejorará la capacidad de tu hijo para concentrarse y mantener su energía en los días de examen. Considera la posibilidad de imponer reglas especiales durante la semana de exámenes, como acostarse más temprano o no usar teléfonos, videojuegos ni otros dispositivos electrónicos a la hora antes de acostarse.
  • Organización: Los días de examen ya son lo suficientemente estresantes como para tener que andar en más apuros. Para minimizar el estrés, prepara la ropa, la mochila y el almuerzo la noche anterior. Dense tiempo suficiente para llegar a la escuela o a la parada de autobús. Así, tu hijo podrá concentrarse en dar lo mejor de sí mismo en vez de estar apurado para llegar a tiempo.
  • Comidas saludables: Además de dormir bien, una dieta balanceada y saludable puede ayudar a los estudiantes a mantenerse enfocados. Empieza el día del examen con un desayuno completo. Una cena saludable la noche anterior, con proteína y carbohidratos complejos como pan o pasta, también puede ayudar. Si la escuela de tu hijo lo permite, considera la posibilidad de enviarle una botella de agua y un bocadillo ligero.