De regreso a clases / Edades 2-18

Cómo empezar a calentar motores para el inicio del año escolar

Ya está a la vista: La época del año que todos los padres de familia esperan. La temporada de regreso a clases.

Sin ánimos de ofender al verano, pero es… largo. (Por no mencionar caliente).

Es agradable pasar tiempo en familia, sin tareas escolares, almuerzos que empacar, ni autobuses que coger por las mañanas. Pero no es fácil mantener a los niños ocupados y activos durante dos meses, mientras sigues cumpliendo con las obligaciones laborales que no se detienen en las vacaciones escolares. Antes del inicio del año escolar, es un buen momento para tomarse un tiempo y preparar la mente (y la casa) para el año que viene.

Estas son cuatro cosas que sugerimos que hagan todos los padres de familia antes de que se acabe el verano:

1

Despeja la casa de los trabajos escolares del año pasado.

Para la mayoría de nosotros, los papeles que llegan de la escuela tienden a acumularse a lo largo del año. Entre las tareas, los proyectos artísticos, los boletines de calificaciones, los formularios de las excursiones y otras comunicaciones escolares, puede parecer que te ahogas en papel. El final del verano es un buen momento para revisar todo, apartar lo verdaderamente importante (ese trabajo de historia del que estás especialmente orgulloso, el cuento que quieres que lean tus nietos algún día, el autorretrato en el que se esforzaron tanto, lo que sea que tenga significado para ti y tu familia) y reciclar el resto. (Sí, lo hemos dicho. Tira esas cosas.) Si realmente no te atreves a perderlas para siempre, puedes digitalizarlas con una aplicación de escaneo gratuita. Otras aplicaciones más especializadas, como Keepy, ofrecen niveles adicionales de organización y opciones de compartir.

2

Habla con tu hijo.

¿Han cambiado los gustos de tu hijo en el último año? Tal vez haya encontrado un nuevo interés en la escuela o fuera de ella, o sus objetivos a largo plazo han cambiado. El final del verano es un buen momento para hablar del año que viene. ¿En qué tipo de cosas quieren enfocarse en la escuela este año? ¿Qué actividades les interesa probar fuera de la escuela? ¿Qué quieren que hagas para apoyarlos este año? Empieza por las cosas que más les gustan: Con los niños más pequeños, puedes probar una actividad como esta cadena de fortalezas; con los mayores, pregúntales cuáles creen que son sus fortalezas, y parte de ahí.

3

Prepárate para conocer a los nuevos maestros.

Utilizando la información obtenida en la reunión de padres e hijos, planifica cómo quieres presentarte a los maestros del próximo año y cómo presentar a tu hijo. Considera la posibilidad de usar nuestro formulario "Conociendo a mi hijo", o simplemente piensa en lo que quieres compartir acerca de tu hijo y en lo que esperas que logre este año. Puede que los maestros no pidan esta información, pero no está de más ofrecerla. Les dará una ventaja a la hora de conocer a tu hijo y les ayudará a entender lo que es importante para tu familia. Y hazles saber a los maestros la mejor forma para ponerse en contacto contigo. Facilita no solo tu información de contacto actual, sino también la que prefieres: ¿te resulta más fácil enviar un mensaje de texto, un correo electrónico o recibir una llamada? ¿A qué horas del día estás disponible para comunicarte? Cuanto más sepan los maestros, mejor será la comunicación a lo largo del año.

4

Date un descanso.

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo solo para ti? (Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sabemos.) Pero el comienzo de un nuevo curso escolar es muy ajetreado, así que los días de fin de verano son un buen momento para darse unas horas de respiro. Los padres de familia hacen mucho, durante todo el año, para dar a sus hijos todas las posibilidades de éxito. Una película a solas, una pedicura, un poco de aire fresco (que puede incluir una ida a Target sin hijos) se siente como un descanso, lo que sea que funcione para ti. Te mereces un minuto para recargar baterías.