Planificación para la universidad / carrera / Matemáticas / Ciencias / STEM / Lectura / Tecnología / Escritura / Edades 14-18

Cómo elegir los cursos de secundaria como un Navegador

Esto es lo que debes tener en cuenta cuando tu adolescente elija sus cursos de secundaria.

Una de las maneras en que la secundaria es muy diferente a la escuela de kínder a octavo grado es que los estudiantes tienen mayor libertad para elegir sus propias clases (especialmente después del primer año). Es emocionante, pero también puede ser confuso.

El consejero de tu hijo lo puede ayudar, por supuesto, pero también es conveniente que los padres de familia conozcan las opciones. ¿Qué recomiendan nuestros Navegadores para que tu hijo elija clases que lo preparen para lo que desee hacer en el futuro?

Estos son nuestros consejos:

  • Entender los requisitos de graduación. Todas las escuelas tienen requisitos de graduación (que, en las escuelas públicas, cumplen los requisitos estatales). Antes de que tu hijo empiece a elegir los cursos, tendrá que entender estos requisitos y lo que significan para cada año de la escuela: cuántos cursos tendrá que tomar en cada una de las materias básicas, qué cursos son obligatorios, y dónde encajan las materias como la educación física y la salud. En la mayoría de los casos, los dos primeros años de la escuela secundaria incluirán una mayor cantidad de cursos obligatorios, mientras que los dos últimos años tendrán más clases electivas.
  • Establece metas para después de la secundaria al comienzo de la secundaria. En el 10º grado, los estudiantes de secundaria suelen tener que comprometerse a seguir una trayectoria fija hasta la graduación. Por ejemplo, los estudiantes se enfocan en adquirir habilidades concretas para un oficio determinado, se preparan para la universidad o toman clases específicas orientadas a una educación de post secundaria. Por lo tanto, es una buena idea que los estudiantes piensen en lo que esperan hacer después de la escuela secundaria para que puedan elegir sus cursos sabiamente. (Esto no significa que un estudiante que siga un camino técnico o comercial no pueda cambiar de opinión y decida ir a una universidad de cuatro años: ¡puede hacerlo! Pero es posible que tenga que trabajar para ponerse al día al final de la escuela secundaria o una vez que llegue a la universidad). Tu hijo no tiene por qué saber exactamente lo que quiere hacer en el futuro. (¡En serio!) Pero pensar en cómo quisiera continuar su educación después de la escuela secundaria y qué tipos de carreras le interesa, le ayudará a elegir las clases adecuadas y buscar oportunidades de trabajo, proyectos de voluntariado, pasantías y actividades extracurriculares relacionadas con sus intereses.
  • Considera el futuro cuando elijas las clases de hoy. Tu hijo siempre debe tener en cuenta sus objetivos futuros a la hora de elegir sus clases de secundaria. Si tu hijo está pensando en una carrera en el sector de la salud, es una buena idea tomar cuatro años de cursos de ciencias durante la escuela secundaria, incluyendo biología y química. Los estudiantes que quieren seguir una carrera artística probablemente querrán construir un portafolio del medio artístico de su elección, lo que podría significar tomar clases avanzadas de artes visuales o escénicas. Y aunque los oficios tradicionales, como la plomería, mecánica, carpintería o cosmetología, pueden seguir siendo una buena opción, muchas escuelas ofrecen itinerarios comerciales en sectores más nuevos (y a menudo mejor pagados) como la tecnología, diseño informático y los negocios. Cursos como codificación HTML o Photoshop pueden ser buenas opciones para los adolescentes que están interesados en esos campos.
“Tu hijo no tiene por qué saber exactamente lo que quiere hacer en el futuro. (¡En serio!) Pero pensar en cómo quisiera continuar su educación después de la escuela secundaria y qué tipos de carreras le interesa, le ayudará a elegir las clases adecuadas.”
  • Evita, si puedes, los cursos que repasan lo que se enseña en la escuela media. Algunas escuelas ofrecen cursos generales que repasan el material que la mayoría de los estudiantes ya han aprendido en la escuela media (esto es especialmente cierto en las ciencias: usualmente llevan nombres como "ciencia integrada" o "ciencia general"). Aunque puede parecer una buena idea, estos cursos limitan a los estudiantes más adelante en la escuela secundaria. En ciencias, por ejemplo, los estudiantes que han pasado un año entero repasando los fundamentos básicos solo tendrán tres años más para cubrir diferentes áreas clave de la ciencia como biología, física y química. En lugar de tomar cursos que repasan los contenidos de la escuela media, tu estudiante podría sacar un mayor provecho de cursos que enseñan habilidades de estudio o lo preparan para la universidad.
  • Nota qué tipos de cursos avanzados ofrece la escuela. La mayoría de las escuelas ofrecen cursos de "honores" o de "preparación para la universidad", pero estos nombres no necesariamente dicen mucho: en su mayoría son clases regulares que pueden avanzar a un ritmo algo más rápido que los cursos regulares en la misma materia. Las clases de Colocación Avanzada (o AP) son cursos de alto nivel en una serie de materias que culminan en exámenes nacionales administrados por el College Board, los mismos que dirigen el SAT. Estos cursos se diferencian significativamente de las clases regulares de honores, ya que una puntuación alta en un examen AP puede permitir a tu estudiante de secundaria saltarse un curso universitario de nivel introductorio. No todos los institutos ofrecen cursos AP, pero muchos sí. Si tienes un adolescente que desea aplicar a la universidad, es una gran idea que tome unos cuantos cursos AP durante sus dos últimos años. (Algunas escuelas también ofrecen clases del programa de Bachillerato Internacional, que también son opciones de cursos avanzados que pueden permitir a los estudiantes de secundaria obtener créditos universitarios).
  • Si a tu hijo se le acaban las opciones de cursos en una determinada materia, busca opciones alternativas. No todas las escuelas ofrecen la misma gama de cursos avanzados, y esto puede ser complicado: ¿Qué pasa con los estudiantes que quieren algo más avanzado, como Cálculo AP o Física, pero descubren que esos cursos no existen en su escuela? En estos casos, hay varias opciones. Muchas escuelas secundarias permiten a los estudiantes tomar cursos en colegios comunitarios locales (esto se llama a veces "matrícula doble"). Para obtener más información, tu hijo debe preguntarle a su consejero escolar para ver qué opciones tiene a su disposición. Otra posibilidad es hacer un estudio independiente, en donde los estudiantes trabajan con un profesor para realizar trabajos más avanzados.