Pensando y aprendiendo

Los exámenes estandarizados se avecinan

Es probable que tu hijo ya haya realizado algún tipo de examen, probablemente evaluaciones de referencia como las Medidas de Progreso Académico (MAP, por sus siglas en inglés), pero para los estudiantes de la escuela pública, los exámenes estandarizados del estado comienzan en tercer grado. (Los estudiantes de escuelas privadas probablemente también harán algún tipo de examen estandarizado, pero no el mismo que administra el estado). No hay necesidad de entrar en pánico. Sigue leyendo para saber todo lo que los padres deben saber sobre los exámenes estandarizados.

Quizás te sientas ansioso por los exámenes estandarizados que empezará a tomar tu hijo (y tu hijo también puede tener algo de ansiedad ante los exámenes). También es posible que te preguntes por qué los necesitamos y para qué sirven. Después de todo, ¿cómo puede un examen captar todo lo maravilloso que es tu hijo?

La respuesta: No pueden. Pero eso no significa que no sean importantes para algunas cosas.

Esto es lo que debes saber:

1

Los exámenes no te dirán todo sobre el rendimiento escolar de tu hijo, pero serán útiles. El informe del examen de tu hijo te dirá si está dominando los estándares estatales de nivel de grado, y cómo le va en relación con otros estudiantes en su estado. Con el tiempo, también podrás saber cómo progresa tu hijo en las materias académicas básicas en relación con la última vez que tomó el examen. Esta información puede ser un buen punto de partida para hablar con el maestro. Si tu hijo tiene una puntuación particularmente baja en un área determinada, querrás preguntarle a su maestro cómo esto corresponde con lo que ve en clase. Es posible que tu hijo haya tenido un mal día cuando hizo el examen, pero también es posible que sea una señal de que necesita más apoyo.

2

Los resultados de los exámenes, incluso en la escuela primaria, pueden predecir futuros éxitos académicos. Nuestra investigación ha demostrado que, independientemente del origen étnico o nivel socioeconómico, los resultados de los estudiantes en los exámenes de tercer grado, especialmente en matemáticas, pueden predecir futuros hitos académicos como la graduación de la escuela secundaria y la inscripción en cursos avanzados de matemáticas en la universidad. Pero también sabemos que las trayectorias académicas pueden cambiar con el apoyo que sé le da a un niño, por lo cuál, si tu hijo tiene una puntuación baja en matemáticas o lectura, es importante hablar ahora con su maestro sobre el apoyo adicional que puede necesitar, en lugar de esperar hasta que sea mayor.

3

La data de los exámenes es importante para la equidad educativa. Es posible que no te entusiasme la idea de que tu hijo se someta a exámenes estandarizados, y hay razones válidas para ello. Los exámenes ocupan tiempo que no se dedica al aprendizaje, pueden producir ansiedad en algunos niños y no son un reflejo completo de todo lo que tu hijo está aprendiendo en la escuela. No cabe duda de que los exámenes en sí pueden ser mejores, y algunos son mejores que otros. Pero también es importante considerar esta perspectiva: la data e información recopilada de los exámenes, sobre todo los que miden el progreso de los estudiantes a lo largo del tiempo, pueden ayudarnos a entender cómo está funcionando el sistema y las instituciones educativas para los distintos grupos de estudiantes y en qué aspectos hay que mejorar. Se trata de una información importante para los maestros y profesores, los líderes de los centros escolares y los responsables de la política educativa, y aunque los exámenes estandarizados no presentan un panorama completo, sí nos dicen algo.

Obtén más información sobre lo que significan (y no significan) los resultados de los exámenes.