Pensando y aprendiendo

Aprendiendo a leer

Los niños llegan a la escuela primaria con una gran variación en niveles de lectura: Puede que tu hijo aún esté aprendiendo las letras o que ya sepa leer (o algo intermedio). En cualquier caso, los primeros años de escuela son muy importantes para el desarrollo de la lectoescritura. ¿Qué deben saber los padres sobre el aprendizaje de lectura?

El período entre kínder y final de segundo grado es el tiempo más importante y emocionante para aprender a leer. Aunque no hay prisa por saber leer de forma independiente en kínder, se espera que para tercer grado tu hijo deje de "aprender a leer" y empiece a "leer para aprender".

Es ahora cuando se construyen los cimientos de la educación académica. En la escuela, le deberán estar enseñando fonética, lo que significa que aprenderá a relacionar las letras con los sonidos y unirlos para formar palabras. También debería estar escuchando libros de alta calidad leídos en voz alta, leyendo libros de su elección que estén escritos a su nivel y leyendo para aprender otros contenidos (como textos de estudios sociales o lecciones de ciencias). En casa, puedes apoyar su aprendizaje haciendo de la lectura una parte habitual y cotidiana del día a día, ya sea con cuentos antes de dormir, recetas al preparar la comida, revistas o periódicos, o incluso leyendo las señales de la calle cuando salen de paseo. Aquí encontrarás más información sobre lo que los padres deben saber sobre la enseñanza de la lectura.

Mientras observas el desarrollo de tu hijo, estas son algunas de las cosas que tu hijo empezará a hacer para progresar como lector:

1

En kínder: Los estudiantes empezarán a entender y reconocer la relación entre las letras y los sonidos. Empezarán a reconocer algunas palabras comunes tan solo con verlas, por lo que no tendrán que leerlas. (Aquí encontrarás juegos divertidos de palabras comunes para jugar en casa). También empezarán a entender conceptos básicos de los textos, como la dirección en que se lee una página.

2

En primer grado: Empezarán a pronunciar más palabras. Empezarán a reconocer más palabras comunes a la vista y muchos niños dejarán de invertir las letras al escribir. También es probable que empiecen a relacionar lo que leen con sus propias experiencias, lo cual es divertido.

3

En segundo grado: Los estudiantes desarrollarán todas estas habilidades con más profundidad, mejorando su velocidad y fluidez, hasta que sean capaces de leer la mayoría de las palabras. Al final de segundo grado, la mayoría de los estudiantes deberían saber leer de forma independiente.

Te podrías estar preguntando: "¿Qué pasa si mi hijo no cumple estos objetivos?".

En primer lugar, no te asustes. Si notas que tu hijo no avanza en su objetivo de leer independientemente, pide la opinión de su maestro. Es posible que tu hijo solo necesite más tiempo y práctica. También es posible que necesite apoyo adicional, sobre todo con la fonética. Es una buena conversación para tener con el maestro de tu hijo y mientras más pronto mejor, porque te puede dar la guía que necesitas.

Por último, si tienes preocupaciones que crees que no se están abordando adecuadamente en la escuela, siempre tienes derecho a solicitar una evaluación para tu hijo. Obtén más información sobre cómo obtener una evaluación para tu hijo para detectar un problema de aprendizaje.