Habilidades para la vida

Consiguiendo un trabajo de verdad

Antes de la secundaria, es posible que tu hijo ya haya ganado su propio dinero de una forma u otra: quizás cuidando niños o trabajando cortando hierba o cuidando plantas en un jardín, ese tipo de cosas. Una vez superados los 14 años, pueden empezar a trabajar en un "empleo de verdad". Esto es lo que debes saber sobre tu menor en el trabajo.

Trabajar de adolescente tiene un montón de ventajas: Los niños aprenden a ahorrar y a administrar su propio dinero, a asumir nuevas responsabilidades y a responder ante un jefe (que no eres tú, por supuesto). Trabajar durante la secundaria también añade retos a la vida de tu hijo: Tendrá que balancear varios deberes y tendrá menos tiempo para las tareas escolares y las actividades extracurriculares.

Aquí tienes algunas cosas que debes tener en cuenta cuando tu hijo empiece a buscar trabajo:

1

¿Dónde, cuándo y con qué frecuencia puede trabajar mi hijo? El Departamento de Trabajo de Estados Unidos regula todo esto para los menores de 18 años. Los niños de 14 y 15 años tienen más restricciones sobre cuándo y cuánto pueden trabajar, mientras que los adolescentes de 16 años o más tienen más opciones de trabajo disponibles. (Los trabajos agrícolas reciben un trato diferente al de los trabajos no agrícolas). Es conveniente que te familiarices con estas normas para asegurarte de que tu hijo recibe un trato justo y seguro en el trabajo.

2

¿Qué tipo de trabajo tiene sentido en este momento? Las opciones de trabajo de tu hijo dependerán del tiempo que pueda dedicar a trabajar, de lo que haya disponible en tu zona y de otros aspectos logísticos, como la forma de llegar al trabajo. También puedes animarlo a que piense en cómo podría realizar un trabajo remunerado que esté relacionado con sus objetivos a largo plazo. Un estudiante de secundaria con interés en la educación infantil podría buscar trabajos de niñero o en campamentos de verano, por ejemplo; uno que quiera ser chef podría buscar trabajos en restaurantes. Por supuesto, es posible que aún no sepa qué quiere ser de mayor, y eso está bien. Es muy valioso conocer diferentes sectores y trabajar en distintos tipos de empleos.

3

¿Cómo va a poder mi hijo con los estudios y el trabajo? Para los adolescentes puede ser un reto balancear los deberes de sus estudios, el trabajo y otras actividades como los deportes o actividades extracurriculares. ¿Cómo se imagina tu hijo que va a poder con todas estas cosas? ¿Trabajará durante la semana escolar o solo los fines de semana o las vacaciones? ¿Cuál es el plan si sus calificaciones comienzan a bajar como resultado del tiempo que pasa en el trabajo? ¿Cuándo se ocupará de otras cosas importantes... como dormir?